Decepcionado por el último fin de semana, un chico busca a un macho bien dotado como un burro... En las escaleras de su bloque, se encuentra a un tipo que se la casca, y se queda impresionado con su polla enorme y bien tiesa. Al chico hambriento se le cae la baba... Cuando empieza a lamerla, ¡sabe que le dolerá el culo! El tío pollón lame el ojete del chico con impaciencia y le mete sus 20 cm a saco. El joven goloso recibirá la polla en todas las posturas: ¡nunca una polla le había hecho gozar tanto!

Mp4 standard
Mp4 mobile